Galletas de Navidad

IMGP3335

Ingredientes para aprox. 40 piezas:
200 g de mazapán
1 huevo
125 g de mantequilla
60 g de azúcar
250 g de harina
1 yema de huevo, una pizca de sal y un poco de azúcar

IMGP3343

Cortar el mazapán en trocitos pequeñitos, añadirle el huevo y revolver muy fuerte. Agregar la mantequilla blanda y el Azúcar; seguir mezclando con la batidora a toda potencia, hasta que se haya disuelto bien el mazapán.

Incorporar la harina y continuar trabajando la masa hasta que se obtenga una masa bonita.

Después de haber dejado reposar la masa en el frigorífico durante una media hora, se procede a extender la masa con el rodillo, entre película de cocina, hasta llegar a un espesor de 1/2 cm. Ahora se pueden hacer las formas que se quieran con cortadores de galletas o también se pueden hacer bolas a mano, las que se aplastarán un poquito y ya se van disponiendo encima de una placa de horno, cubierta de papel de horno. Se pintan las galletas con la yema batida con sal y azúcar y se llevan al horno precalentado a 220° donde se dejan durante unos 10 minutos aprox. Hay que tenerlas siempre de ojo ya que enseguida se ponen morenitas de más.

Y ya está. Así de sencillas y mucho más de ricas.

Buen provecho!

IMGP3328

 

Mejillones a mi manera

IMGP2531

 

Cuando era niña vivimos unos años en La Coruña y siempre por Navidad había mejillones o almejas, langostinos o cigalas, esto siempre como entrante, y se seguía con besugo al horno, que era la especialidad de mi madre. Hasta el día de hoy no he comido mejor besugo que el suyo.

Recuerdo que mi padre se iba al mar a Cayón o a Baldayo a por los mejillones y alguna vez hasta podía traer algún percebe. Por aquel entonces aún no estaba prohibido ir a recoger algún mejillón para uso propio. Los precios sí que eran por aquel entonces como hoy, subían  desorbitadamente por estas fechas (hablo de finales de los años 70) .

Estos mejillones los llamo a mi manera por que mezclo un poco los aromas de la cocina y de la tierra de mis padres con aromas franceses y quizás también italianos.

Preparados así son unos mejillones muy aromáticos y además muy sencillos de hacer. Tampoco pasa nada si no se tiene o no se quiere usar uno u otro ingrediente.

Ah! El señor de la pescadería nos dijo que estos mejillones venían del Noroeste del Atlántico y que fueron cogidos tradicionalmente, que no eran de acuicultura. Oído esto, estaba claro que estos mejillones se venían con nosotros.

IMGP2531

Los ingredientes:

1 kg. de mejillones,
3-4 cucharadas de aceite de oliva,
1 cebolla,
3 -4 dientes de ajo,
1/2 hinojo,
5 cm. de puerro aprox.,
1 zanahoria,
1 Tomate, sin piel,
1/2 pimiento rojo o amarillo,
1 trocito de apio,
Guindilla, si se quiere y cuanto se quiera,
2 dl. de vino blanco, sie es un Albariño o un Ribeiro mejor,
4 -5 dl. caldo de pescado, de verduras o agua
Azafrán, romero, tomillo, estragon, sal y pimienta

 

Preparación

Cortar muy menudito la cebolla, el ajo, el hinojo, el puerro, la zanahoria, el tomate, el pimiento, el apio y la guindilla.

En una olla grande poner el aceite, calentarlo a baja temperatura y pochar todas las verduras anteriores. Añadir el vino blanco y dejar reducir. Agregar el romero, el tomillo (muy picaditos) y el azafrán. Revolver, echar el caldo o agua, subir la temperatura y dejar cocer unos 10 – 15 minutos. Salpimentar.

Cuando las verduras estén en su punto y se haya reducido el caldo a la mitad, se pueden añadir los mejillones. Se sacude un poco la olla para mezclar los mejillones con el caldo, se tapan y se dejan cocer un momento hasta que se abran.

Al final se esparce el estragón picadito por encima, se vuelve a darle una sacudadita a la olla para que se revuelva todo un poco y ya está.

Acompañado con un pan rico y un buen Albariño… qué más se puede pedir?

A Guete!

 

Polvorones

IMGP3318

Esta receta de polvorones es de Miriam, que escribe el blog El invitado de invierno. Para mi es uno de los mejores Blogs en español en estos momentos.

Miriam hace unas fotografías preciosas y tiene una manera de escribir muy simpática. Las recetas están muy bien escritas, claras, detalladas y con mucha información e historias. Me encanta.

Mis dos hombres de casa han dicho que eran los mejores polvorones de los que comieran hasta ahora.

Así que… Manos a la obra.

IMGP3321

Ingredientes

500 gr. de harina de repostería

250 gr. de manteca de cerdo a temperatura Ambiente

200 gr. de azúcar glas

120 gr. de almendra tostada y molida

1/2 cucharadita de canela molida

una pizca de sal

algo de sésamo para esparcir por encima o azúcar glas (yo=sésamo)

IMGP3314

Preparación

Primero se tuesta la harina en el horno a 180° durante 15 minutos aprox., revolviéndola de vez en cuando y controlando mucho que no se tueste de más. Cuando cambie un poquito nada más de color ya está. Se deja enfriar.

Ahora se tuestan las almendras a la misma temperatura 8 – 10 minutos, también teniendo cuidado de que no se oscurezcan mucho. Cuando enfríen se muelen.

Tamizar la harina y añadir la almendra molida, el azúcar glas, la manteca blanda, la canela y el sal.

Mezclar todo muy bien, pero sin amasar, hasta que se haga una bola homogénea. Se envuelve la masa en plástico de cocina y se deja reposar por lo menos media hora.

No me hizo falta poner harina encima de la mesa para extender la masa. Ni rodillo. Fui aplastando la masa con las manos hasta conseguir un espesor de 1,5 -2 cm.

Con un vasito o un aro de unos 4 -5 cm. ∅ se cortan los polvorones de la masa y se pasan a la bandeja del horno, en la que previamente se puso papel de hornear. Pincelar con un poquito de manteca de cerdo derretida los polvorones y esparcir un poco de sésamo por encima (esto, si se quiere, si no al final se espolvorean con azúcar glas).

Ahora se llevan al horno precalentado a 200° -210° y se dejan cocer unos 12 minutos. Al cabo de diez minutos hay que controlarlos seguido para que no se tuesten demasiado. Cuando los bordes (y el sésamo) empiezan a tostarse es el momento de quitarlos de horno y se dejan enfriar por completo.

Cuando estén bien fríos se pueden envolver en papelitos. Yo temía no poder manejarlos bien con mis dedos nerviosos y que se me deshicieran, así que los he puesto en una lata de galletas con tapa.

La verdad es que no duraron mucho dentro de la lata… Al día siguiente había unos cuantos aún y desaparecieron sin que nadie se diera cuenta. Por lo visto estaban más ricos que el día anterior…

Buen provecho!

Tarta de verduras invernales

IMGP3159

 

Para un molde de 24 cm. ∅:

200 gr. de harina

100 gr. de mantequilla

0,5 dl de vino blanco (o un poquito más, depende de la harina)

Sal

Un poco de aceite o mantequilla

400 gr. de repollo blanco, cortado muy fino

200 gr. de puerro, también cortado muy fino

1 zanahoria, cortada en cubitos pequeñitos

1 cebolla, cortada a la mitad y luego en tiras finas

1/2 guindilla, picada pequeñita

1 dl. de vino blanco

1 dl. de caldo de verduras

Sal, pimienta, 4 clavos, 4 bayas de enebro

3 huevos

100 gr. de creme fraiche

3 dl. de leche

Sal, pimienta

Piñones

IMGP3175

La masa:

Mezclar la harina con el sal, añadir la mantequilla cortada en daditos y, con las manos bien frías, frotar la mezcla entre las manos hasta que se forme una masa granulada. Se puede usar el robot de cocina poniéndole la pieza que se parece a una espátula.

Ahora se le añade poco a poco el vino, según lo que necesite para que sea una masa con una consistencia bonita. No se debe amasar mucho, si no saldrá una masa dura.

Poner la masa en el frigorífico por una hora aproximadamente.

 

El relleno:

Mientras tanto se ponen a pochar todas las verduras con un poco de aceite a temperatura baja, se le añade el vino y se deja cocer hasta que se evapore un poco el vino. Añadir ahora el sal, la pimienta, los clavos y las bayas de enebro. Según vaya cociendo se le va añadiendo un poco de caldo de verduras si hiciese falta. Dejar cocer solo hasta que la verdura esté „al dente“.

La crema:

Revolver los huevos, la leche, la creme fraiche, con el sal y la pimienta.

IMGP3171

Estirar la masa entre película de cocina. Pasarla al molde y pincharla con un tenedor por todo el fondo.

Poner la verdura encima, echarle la crema por encima, sacudir un poco el molde para que se revuelva todo un poquito y esparcir los piñones por encima.

Llevar al horno precalentado a 220°, en el raíl más bajo y hornear por unos 30 minutos aproximadamente.

Y ya está!

Esta tarta de verduras de invierno se puede servir tanto caliente como fría y le queda muy bien ir acompñada con una ensalada y una cerveza fría o un vinito blanco.

Buen provecho

Bollitos de vainilla

IMGP3230

El Adviento…

El domingo que viene empieza el adviento, el tiempo de preparación a la celebración de la Navidad, al nacimiento del niño Jesús.

Aquí, en Suiza, es tradición poner una corona de Adviento con cuatro velas sobre la mesa. Es una tradición en las religiones cristianas, pero creo que más en las religiones protestantes que en la católica.

El tiempo de Adviento dura 4 semanas, los cuatro domingos anteriores a la Navidad, por eso las cuatro velas.

Cada vela simboliza algo: La primera semana se enciende la primera vela (y sólo esa) y simboliza el tiempo del Amor. La segunda semana se enciende también la segunda vela que será símbolo de Paz. La tercera semana se enciende la tercera vela como símbolo de Tolerancia y en la última semana se enciende la cuarta vela como símbolo de Fe.

Para mi esta tradición en los últimos años se ha convertido en algo que no nos puede faltar en estas fechas, aunque interpretado a nuestra manera, que a fin de cuentas viene a salir en lo mismo.

 

IMGP3227

 

Adviento

Tiempo de recuerdos.

Recuerdos sobre personas queridas, que no van estar con nosotros  en Navidad y despidiendo el Año Viejo. Os echamos de menos siempre, todos los días, pero en estas fechas quizás un poquito más aún… Lo importante es recordarse, y nos recordamos, cómo nos recordamos, todos los días… sin olvidarnos de los que están aquí con nosotros. Tiempo de Amor.

Tiempo de preparación.

Preparación para celebrar estas fechas con nuestros seres queridos, presentes y no presentes. Para disfrutar de estas personas y / o recuerdos.  Tiempo de Paz.

Tiempo de meditación.

Pensamientos de preocupación, pero también de solidaridad, por y  con todas las personas que están sufriendo por los últimos acontecimientos en este „nuestro“ mundo. Cómo solucionarlo? No creo en absoluto que se solucione nada con más guerras. Deberíamos ser capaces de aceptarnos unos a otros con  nuestras diferencias. Tiempo de Tolerancia.

 

Tiempo de esperanza.

Esperando a que acabe este año, que tuvo momentos malos y momentos buenos. Y esperando a que en el año nuevo encontremos la solución de nuestros problemas, tanto los personales, los pequeñitos, los grandes, como los mundiales en general.

Creo que debieramos haber aprendido de nuestra historia y por eso espero que los que se tomen la responsabilidad de cambiar la situación actual se recuerden y no hagan los mismos errores. Tiempo de Fe.

 

IMGP3228

 

No solo es tradición poner una corona de Adviento en la mesa, también es muy tradicional hacer galletas variadas para esta fecha, frecuentemente muy especiadas y con mucha mantequilla.

Así si que da gusto sentarte a la mesa, charlar un rato y acompañar las galletitas con un té o con un café.

 

IMGP3233

 

Estos bollitos de vainilla no sólo son muy fáciles y rápidos de hacer, sino que también muy ricos.

Ingredientes:

100 gr. de mantequilla

125 gr. de azúcar

2 huevos

1 vaina de vainilla

300 gr. de harina

1 cucharadita de levadura en polvo

1 yema de huevo revuelta con un poco de Azúcar para „pintar“ los bollitos

 

Sacar la mantequilla del frigorífico con antelación para que ablande.

Bater fuertemente con la batidora eléctrica la mantequilla, hasta que quede cremosa y saque unas puntillas.

Añadir el azúcar y seguir batiendo fuerte hasta que el todo sea cremoso.

Echar primero un huevo y bater fuerte y luego el siguiente huevo y volver a bater fuerte.

Incorporar la vainilla sin parar de bater fuerte.

Añadir la harina con la levadura en polvo pasada por tamiz o colador y amalgamar todo muy bien.

Dejar reposar la masa durante aproximadamente una hora en el frigorífico.

Pasada la hora se procede a formar con las manos (o con cucharillas si se prefiere) unas bolitas, que se aplastan un poquito.

Colocar los bollitos sobre una bandeja de horno cubierta con papel de hornear y teniendo cuidado de dejar espacio bastante entre ellos, ya que van a  crecer bastante.

Pintar los bollitos con la yema batida con Azúcar.

Colocar la bandeja en el segundo raíl del horno precalentado a 220° y dejar cocer durante unos 10 – 15 minutos.

Y ya está.

Espero que os gusten.

 

IMGP3231

Eeehh! Por aquí ya anduvo un ratoncito…

Sorbete de mandarina

IMGP3194

 

Para 1 litro aproximadamente

180 gr. de azúcar

180 ml. de agua

450 gr. – 500 gr. de mandarinas para obtener unos 300 gr. de pulpa

1 clara de huevo batida casi a punto de nieve

Calentar el agua con el azúcar a calor moderado y revolver hasta que se disuelva el azúcar y luego subir la temperatura y dejar hervir durante 2 minutos. Dejar enfriar.

Mientras tanto pelar las mandarinas, triturarlas y pasar todo por un colador.

Montar la clara de huevo a medias.

Mezlarlo todo muy bien y meterlo en la heladera o en el congelador. En el congelador se tiene que revolver cada media hora, como mínimo durante las siguientes 4 Horas, sino se formarán cristales en el sorbete.

Buen provecho!

Pastel de carne y puré de patatas al azafrán

IMGP2436

Wikipedia dice: “ Se considera un plato mundial, en casi todas las cocinas del mundo hay un plato con características similares, haciendo imposible determinar su procedencia“.

Así que mi pastel de carne lo voy a poner bajo cocina suiza, por estar echo en Suiza y con ingredientes suizos.

En Italia le llaman polpettone, deriva de polpette, que serían como las albóndigas españolas.

En Suiza, Alemania y Austria se llama Hackbraten, que quiere decir asado de carne picada (es que el alemán es una lengua muy exacta, se lo toma todo al pie de la letra).

En Francia le dicen pain de viande, o sea pan de carne (será por que la forma recuerda a un pan y por que se amasa, se cuece en el horno…).

En Inglés es meatloaf, como los franceses hacen alusión al pan.

En Dinamarca se llama Farsbrød (también aquí creo que se hace notar la palabra pan).

En Chile es asado alemán, parece ser que esta receta se la llevaron los alemanes en los siglos XVIII y XIV.

En Cuba le llaman pulpeta, esto creo que seguro que tiene influencia italiana.

Los portugueses casi me parecen alemanes, por que le llaman rolo de carne, que en realidad pienso que es el nombre más acertado.

En Puerto Rico le llaman albondigón, pues sí está bien el nombre porque es como una albóndiga gigante.

Etc., etc., etc. Este asado se prepara también en Africa, en Asia…

Parece increíble lo pequeño que puede ser nuestro planeta. Una comida tan sencilla -en la preparación como en los ingredientes- se prepara por todo el mundo casi igual.

Creo que la comida „casera“, la comida que preparaban nuestras madres, abuelas, bisabuelas, etc. en tiempos donde no había la posibilidad como hoy de esta super-comunicación-internacional, es igual o por lo menos muy parecida, porque la naturaleza les ofrecía unos productos y nuestros antepasados los tenían que aprovechar de la mejor manera que podían y sabían. Pero lo sorprendente es que  todas las personas de todos estos lugares tuvieron la misma idea de preparación. Vaya coincidencia, no?

Ingredientes para 3 – 4 personas:

800 gr. de carne de ternera picada

aceite de oliva (u otro) o mantequilla aclarada

2 cebollas picadas muy, muy finas

2 o más dientes de ajo también picados muy, muy finos

2 zanahorias picadas también muy, muy finas

1 trocito de puerro picadito

1 trocito de apio picadito

1 Tomate sin semillas también muy picadito

un chorrito de brandy o vino blanco

perejil, tomillo u otras hierbas aromáticas

3 – 4 cucharadas de pan rallado

1 – 2 huevos

un poquito de pimentón de la Vera (la punta de cuchillo),

un poquito de curry (punta de cuchillo)

sal y pimienta

2 dl. de caldo de verduras o de carne

1 dl. de brandy o vino blanco

Preparación:

Poner la carne picada en un bol grande.

Sofreir suavemente en una sartén la zanahoria, el apio, la cebolla, el ajo, el puerro y el tomate, rehogar con el brandy y dejar reducir un poco. Las verduritas hay que sofreirlas para no encontrarnos con los trocitos duros en la boca, ya que el tiempo que necesita este asado en el horno no es suficiente para ablandarlas.

Añadir a la carne las verduras, las hierbas aromáticas, el pan rallado, huevo, pimentón, curry, sal y pimienta y amasar todo muy bien.

Darle forma a esta masa, ponerla en el horno precalentado a 220° y dejar dorar, sin darle la vuelta, unos 30 minutos aproximadamente.

Cuando esté doradito echarle el brandy y el caldo. Dejarlo cocinar otros 20 minutos más o menos. Para saber si está en su punto se pincha con un tenedor o cuchillo y si el jugo que sale ya no es rojizo ya está (cuidado que si se deja demasiado tiempo se va a secar la carne).

Servir cortado en lonchas con un poco de su jugo y acompañado, por ejemplo, con un puré de patatas y unas verduras o ensalada.

Para ver la preparación del puré de patatas al azafrán pinchar aquí.

A nosotros nos sobraron 3 rodajitas del asado y al día siguiente las preparé así:

En una fuente de horno puse unas rodajas finas de tomate cubriendo el fondo, les eché sal, pimienta y tomillo, coloqué las rodajas de carne con un par de rodajas de tomate encima  (tambien condimentadas) y queso rallado (yo puse parmesano, pero puede ser otro) y lo metí al horno a 200° hasta que se doraron un poco el tomate y el queso.

Lo serví con unas croquetas hechas también con el resto de puré de patatas al azafrán del día anterior y una ensalada… y nos chupamos los dedos.

11128363_478102645699648_5739552167380787386_n

Buen provecho!