Mermelada de cerezas

IMGP2180

Este año tuvimos muy pocas cerezas. Esta mermelada la hice con el último kilo de cerezas de nuestro jardín.

Para 6 – 7 vasitos de 220 gr. aprox. de contenido :

1,250 gr. de cerezas negras (neto se quedarán en 1 kg.)

900 gr. de azúcar

El zumo de 1/2 limón

El primer día:

Lavar y secar las cerezas. Deshuesarlas.

Poner las cerezas en una olla grande a temperatura fuerte con el azúcar y el zumo del limón, revolviendo siempre, dejar llegar al primer hervor y luego apartar del fuego. Pasarlas a un recipiente, taparlas con papel de horno y dejarlas macerar hasta el día siguiente.

El segundo día:

Volver a poner las cerezas a cocer, a temperatura alta y revolviendo constantemente, durante 5 – 10 Minutos aprox. (el tiempo de cocción puede variar bastante porque depende mucho del tipo de cereza, su maduración, su contenido de pectina, etc. ). Lo mejor es hacer la prueba del platillo: Poner un platillo en la nevera o en el congelador y cuando se cree que la mermelada puede estar en su punto, se ponen unas gotitas en el platillo y éstas enseguida se enfriaran y veremos en la manera de resbalar por el platillo si la mermelada tiene la consistencia deseada.

Cuando esté en su punto, retirar la olla del fuego, quitar la espuma e inmediatamente llenar los vasos (previamente esterilizados) y tapar.

Yo no quería tener tantas cerezas enteras en la mermelada, así que al terminar con la cocción quité 3/4 partes de las cerezas y las pasé por el pasapurés, las volví a la olla y las dejé hasta el primer hervor, retiré la olla del fuego y llené los vasitos.

Un chorrito de aguardiente, brandy, kirsch, grappa, vozca, etc. en los últimos minutos de cocción, le queda muy bien y ayuda a la mermelada a coger una consistencia buena más rápido.

Buen provecho!

Advertisements

Mermelada de albaricoques con vainilla

IMGP2145

El otro día hice mermelada con los primeros albaricoques de la región al suroeste de suiza, el Wallis.

1,150 kg de albaricoques maduritos (peso después de quitarles la piedra: 1 kg aprox.)

1 rama de vainilla

800 gr. de azúcar

el zumo de medio limón

6 -7 vasos con tapa de 220 gr. de contenido aprox.

El primer día:

Lavar los albaricoques, secarlos, cortarlos a la mitad (o en cuartos si son grandes) y quitarles la piedra.

Poner los albaricoques, la vainilla (la rama y el interior rascado), el azúcar y el zumo de limón en un recipiente y revolver todo muy bien.

Dejar macerar durante 1 -2 Horas.

Poner todo en una olla grande y dejar hervir. Al primer hervor se quita y se vuelve a poner todo en un recipiente, tapándo con papel de horno o película plástica. Dejar enfriar y poner en la nevera toda la noche.

IMGP2135

El segundo día:

Poner los vasos y sus tapas, lavados, en una olla grande a esterilizar (dejar en agua hirviendo durante 10 minutos).

Poner los albaricoques en una olla grande y dejar cocer a temperatura alta, revolviendo con cuidado y constantemente para que no se pegue al fondo, durante unos 5 – 10 minutos (el tiempo puede variar según como es la fruta de esta temporada, a veces con más o menos pectina). Quitar la espuma.

Para comprobar si la mermelada ya ha llegado a la consistencia deseada, lo mejor es controlar con unas gotitas que se pondrán sobre un platillo y el cual habremos puesto un momento antes a enfriar en el congelador. Así esas gotitas de mermelada enfriaran enseguida y al inclinar e l platillo veremos si está aún muy líquida o no.

Cuando la mermelada esté en su punto retiramos la olla del fuego y se pasa enseguida a llenar los vasos que serán tapados inmediatamente.

Se pueden dejar los albaricoques en trozos o bien pasarlos por el pasapurés (como hice yo) y volver a poner sobre el hornillo hasta que rompan a hervir. Antes de llenar los vasitos, quitar la vainilla y cortarla en 6 – 7 trozos para poder poner en cada vasito un trocito de vainilla.

Esta mermelada es riquísima acompañando un queso blando, tipo tetilla o otro, y también para poner en una capa en tartas, tipo Sacher (que es de chocolate) o tartas de manzana, pera, albaricoques, o para dar brillo a los cakes y bizcochos, o solo para comerla con pan y mantequilla (que yo casi, casi prefiero comermela del vaso a cucharadas de lo rica que está).

Buen provecho!