Tarta de avellanas

IMGP2465

Esta es una tarta típica de Berna que se suele hacer para tomar por las tardes, como merienda, con un café o un té. Vereis como esta tarta le gusta también a quien normalmente no le va mucho lo dulce.

Masa (para un molde de 24 cm de diámetro)

200 gr. de harina

¼ cucharilla de sal

4 cucharas de azúcar

un poco de piel de limón rallada

125 gr. de mantequilla

1 huevo

½ – 1 cuchara de nata

Mezclar en un bol grande la harina, el sal, el azúcar y la piel de limón rallada. Añadir la mantequilla cortada en taquitos. Frotar entre las manos bien frías la mezcla hasta que se formen bolitas. Ahora se le puede añadir el huevo batido y poco a poco la nata que le hiciera falta para formar muy rápido una masa homogenea . Dejar reposar media Hora en la nevera.

Disponer la masa entre dos capas de película de cocina y estirar con el rodillo. Colocar la masa en el molde y pinchar por todo el fondo con un tenedor.

Relleno

2 – 3 cucharas de mermelada de naranja

75 gr. de mantequilla

125 gr. de Azúcar

2 huevos

½ cucharilla de canela

½ limón (solo la piel rallada)

175 gr. de avellanas

1 cucharada de harina

Cubrir el fondo de la masa con la mermelada de naranja.

Bater la mantequilla fuertemente hasta que quede blanda y cremosa. Añadir el azúcar y los huevos a la mantequilla batida y seguir batiendo muy fuerte hasta que la masa esté clara. Añadir ahora la canela, la ralladura del limón, las avellanas y la harina. Mezclar todo muy bien y repartirlo sobre la masa.

Llevar al horno precaliente a 200° y dejar cocer durante aprox. 50 minutos sobre el rail más bajo.

 

Glaseado

50 gr. de azúcar en polvo

1 – 2 cucharas de zumo de naranja

Mezclar todo muy bien y pincelarlo sobre la tarta caliente.

 

Decoración

50 gr. de azúcar

50 gr. de avellanas enteras

Derretir el azúcar y hacer un caramelo claro, añadir las avellanas y glasearlas con el caramelo. Apatarlas sobre un papel de horno y dejar enfriar. Cuando estén frías ponerlas en una bolsa plástica y golpearlas con una cazuela pequeña o el rodillo de estirar la masa hasta obtener un crocante de tamaño no muy pequeño.

Buen provecho!

Advertisements

Tarta de albaricoques y ricotta

IMGP2331

Ingredientes para un molde de tartas de 24 cm Ø

200 gr de harina

½ cucharadita de sal

100 gr de mantequilla muy fría

½ – 1 dl de agua o una yema de huevo

500-750 gr de albaricoques

2 huevos grandes

2 dl de leche

100 gr de ricotta

2-3 cucharadas de Azúcar (1 cucharada puede ser de azúcar de vainilla)

En un bol grande mezclar bien la harina con el sal.

Añadir la mantequilla en pedacitos y frotar entre las manos frías  con la harina hasta que se formen bolitas.

Añadir el agua (o la yema de huevo bien batida) y rápidamente y sin amasar Hacer que se forma una masa (no amasar por que sino la masa al hornearla será dura).

Envolver la masa en plástico de cocina y dejar reposar durante 30 minutos aprox. en la nevera.

Lavar los albaricoques, cortarlos a la mitad (o en cuartos) y quitar la piedra.

Revolver bien los huevos con la leche, la ricotta y el azúcar.

Estirar la masa y ponerla en el molde previamente untado con mantequilla y espolvoreado con harina. Con un tenedor agujerear la masa.

Disponer los albaricoques sobre la masa y la crema de huevos y ricotta.

Llevar al horno precalentado a 220°, ponerla en el raíl más bajo y dejar durante 30 minutos aprox.

Si los albaricoques fuesen bastante agrios, esparcir una cucharada de azúcar 5 minutos antes  de retirar del horno.

Buen provecho!

Tarta veraniega de verduras

IMGP2109

Para un molde de 24 cm. Ø / Para 4 personas

200 gr. de harina

100 gr. de mantequilla muy fría

1/2 dl. de vino blanco, o agua, o una yema de huevo

1/2 cucharadita de sal

1 calabacín verde, pequeño, cortado en rodajas

1 calabacín amarillo, pequeño, cortado en rodajas

1/2 pimiento rojo, cortado en cuadraditos

1/2 pimiento amarillo (o verde) cortado en cuadraditos

8 tomates pequeñitos (cherry, cocktail, dátiles), cortados a la mitad. Los míos eran bastante grandes, así que los corté en cuatro trozos.

1 cucharada de alcaparras

2 cucharadas de creme fraiche

2 cucharadas de queso Quark (es parecido al requesón español)

1 diente de ajo, sal pimienta, varias ramitas de tomillo y romero

Parmigiano rallado

IMGP2115

En un recipiente grande poner la harina y el sal. Revolver. Añadir la mantequilla cortada en taquitos. Con las manos frías „frotar“ la harina y la mantequilla hasta que quede granulada. Añadir el vino y amasar muy poco tiempo (cuanto más se amasa, más dura va a ser la masa al hornearla). La masa no va a quedar bonita como uno se imagina una masa de pan o otra; lo importante es conseguir una consistencia de masa lo antes posible. Dejar reposar envuelta en película de plástico durante media hora en la nevera.

Primero preparar la crema que va encima de la masa:

En un bol poner la creme fraiche, el Quark (o un queso fresco que os guste), el ajo picadito, las hojitas de tomillo, sal y pimienta. Revolver todo muy bien y poner encima de la masa.

A continuación colocar primero las verduras, luego unas ramitas de romero y para acabar esparcir el parmigiano por encima.

Si os gustan las verduras muy blandas, entonces os conviene pocharlas en una sartén con aceite de oliva y luego escurrirlas muy bien del aceite antes de ponerlas sobre la masa.

A nosotros nos gustan con un poquito de consistencia, así que pongo todo en crudo.

Meter en el fondo del horno, precalentado a 220°, y dejar durante 30 minutos aproximadamente.

Espero que os guste.

Buen provecho!

Tarta de espinacas y ricotta

IMGP2111

 

Ingredientes para la masa y un molde de 24 cm Ø

200 gr. de harina

100 gr. de mantequilla, muy fría

1/2 – 1 dl. de vino blanco (o agua, o una yema de huevo)

1/2 cucharadita de sal

En un recipiente grande poner la harina y el sal. Revolver. Añadir la mantequilla cortada en taquitos. Con las manos frías „frotar“ la harina y la mantequilla hasta que quede granulada. Añadir el vino y amasar muy poco tiempo (cuanto más se amasa, más dura va a ser la masa al hornearla). La masa no va a quedar bonita como uno se imagina una masa de pan o otra; lo importante es conseguir una consistencia de masa lo antes posible. Dejar reposar envuelta en película de plástico durante media hora en la nevera.

IMGP2110

 

Ingredientes para el relleno

500 gr. de espinacas picadas, congeladas

200 – 250 gr. de ricotta u otro queso fresco que guste

1 cucharada de aceite de oliva

1 diente de ajo picado muy fino

Sal y pimienta

Queso parmigiano rallado

En una olla calentar el aceite a fuego medio, añadir el ajo picadito y antes de que se dore el ajo añadir las espinacas congeladas. Salpimentar y dejar cocer a temperatura media durante unos 10 -15 minutos. De vez en cuando revolver para que no se peguen las espinacas. Cuando se haya reducido el agua que crean las espinacas, añadir la ricotta, revolver bien y dejar aún unos 5 – 10 minutos, hasta que se convierta en una masa sin líquido.

Extender la masa y ponerla en un molde untado abundantemente con mantequilla y enharinado. Pinchar el fondo de la masa con un tenedor. Dejar el molde con la masa unos 10 minutos en la nevera.

A continuación echar las espinacas sobre la masa y espolvorear con queso parmigiano rallado. Llevar al horno precalentado a 220° y dejar por unos 30 minutos aproximadamente en el fondo del horno.

A nosotros esta tarta de espinacas nos gusta acompañarla con una ensalada de zanahorias crudas y cortadas muy finas (en juliana) que lleva manzana cortada también en juliana, un poco de mostaza, aceite de girasol, vinagre de vino blanco (o de manzana, o de Jerez), cebolla y perejil muy picaditos, 1 – 2 puntas de cuchillo de canela, sal y pimienta. 

IMGP2127

 

El otro día mi hijo quiso preparar una bebida fresca para tomar a la cena con la tarta de espinacas y se le ocurrió algo que estaba realmente muy rico y refrescante:

1 granada, 1/2 limón, 3/4 l. de té negro, 1 rama de menta, 2 – 3 cucharadas de azúcar y mucho hielo

Thomi hizo el té, le añadió una rama de menta y lo dejó reposar mientras desgranó la granada y esprimió el limón. Juntó todos los ingredientes (menos la menta) en un recipiente alto y trituró todo con la batidora, lo pasó por un colador y lo dejó enfriar.

Poco antes de servir le añadió muuucho hielo y cuando lo probamos nos gustó de tal manera que no nos llegó a nada y nos dejó la boca pidiendo más. La próxima vez tiene que hacer más cantidad, porque estaba rico, rico, rico.

Buen provecho!