Ensalada de salchicha „Cervelat“

IMGP2148

La salchicha suiza por excelencia: Cervelat.

La masa de esta salchicha se compone a partes iguales de carne de vaca, carne de cerdo, tocino (bacón) y algunas especias y sal. A pesar de que su nombre indique en latín que pueda contener cerebro, la verdad es que nunca ha formado parte de su composición. Para la elaboración los ingredientes se pican finamente y se embuten en una tripa de vaca. Tras este proceso se ponen cerca de una hora entre 65 °C hasta 70 °C a cocer y después se ahuman.

La Cervelat se puede tomar cruda o cocinada (siempre sin piel!), en ensalada, a la parrilla (una maravilla), o con un palo puestas sobre el fuego, cortadas a la mitad y rellenas con queso, envueltas con tocino o bacon y luego hechas en la sartén con un poquito de aceite, se les llama el „Cordon Bleu de los obreros“. O sea que tiene una infinidad de variaciones en su preparación.

  

 

Para 3 – 4 personas

4 Cervelats, peladas

6 pepinillos grandes

1 manzana

100 gr. de queso tipo Gruyère (Greyerzer) u otro queso duro y aromático

1/2 cucharada de mostaza

1 – 2 cucharadas de vinagre de vino blanco

Las Cervelats se cortan a lo largo en 4 lonchas y éstas se cortan a lo ancho en tiras.

Los pepinillos se cortan en tiras muy finas

La manzana se corta en taquitos

El queso se corta también en taquitos

Se juntan todos los ingredientes en un recipiente.

El vinagre y la mostaza se mezclan bien y se añaden al resto. Revolver muy bien.

Esta ensalada no debería de quedar muy húmeda, pero si se prefiere un poco más mojadita se le puede añadir un poco de aceite de oliva.

Y ya está.

Se puede tomar, por ejemplo, con un pan rico y una cerveza. Ya vereis que ensalada, poderosa pero refrescante.

Es un plato ideal para el verano, así como para llevar a un pic-nic o a una romería.

Espero que os guste.

Buen provecho!

Advertisements