Conejo estofado con puré de patatas

IMGP2432

Me encantan los estofados!

Nos calientan en los días de invierno y también el resto del año en los días nublados, mojados y grises nos dan una sensación de calorcito relajante por dentro, que casi, casi hace salir el sol, aunque solo sea en nuestra imaginación.

Este conejo nos lo dió nuestra vecina, ya limpio y congelado. No pudimos resistir a la tentación, ya que hacía mucho tiempo que no comiamos conejo, y lo preparamos al día siguiente. Lo tuvimos que acompañar con ingredientes que ya teníamos en casa: judías del jardín congeladas, zanahorias y patatas.

Ingredientes para 4 personas

1 Conejo de 1200 gr. – 1500 gr.

algo de harina

1 cebolla con una hoja de laurel y dos clavos

2 dientes de ajo

2 zanahorias

1 trozo de apio

1 tomate, cortado en trozos generosos

1 trocito de piel de limón

tomillo y romero

un poco de Pimentón de la Vera

1 pizca de canela

2 dl. vino blanco

2 dl. agua

½ – 1 dl. nata

1 kg. patatas harinosas

2 dl. leche

50 g. mantequilla

nuez moscada, pimienta y sal

En una olla grande calentar el aceite y añadir el conejo previamente espolvoreado con la harina (esto hará que la harina se tueste  y ayuda a hacer una salsa marroncita y espesita). Ahora también se pone con el conejo la cebolla con la hoja de laurel clavada con los clavos y los dientes de ajo enteros. Dorar todo revolviendo a menudo a temperatura más bien media – baja. Cuando la carne esté casi dorada se le añade la zanahoria, el apio, el tomate, la piel de limón, el tomillo, el romero, el pimentón, la pizca de canela, sal y pimienta y se deja acabar de dorar todo junto, revolviendo  a menudo. Ahora es la hora de echarle el vino blanco y dejarlo reducir hasta la mitad o un poquito más, sin dejar de revolver. Añadir el agua y dejar cocer a temperatura baja, que tenga solo un hervor muy suave, durante 1½ – 2 horas. Echar de vez en cuando más agua si hiciera falta para que se cueza en suficiente salsa.

Cuando el conejo esté bien hecho se quita para un plato y se tapa con papel de aluminio para mantenerlo caliente. Mientras tanto se cuela la salsa en un bol, se vuelve a poner en la olla y se le da un hervor, ahora se le añade la nata y se le da una pasada con el mixer. Se añade la carne y se deja a temperatura mínima.

Mientras tanto se cuecen las patatas para el puré en agua con algo de sal.

En un cazo pequeño se hierve la leche con la mantequilla, el sal, la pimienta y la nuez moscada.

Pasar las patatas por el pasapuré y añadirle la leche especiada, revolver todo muy bien con una cuchara de madera (nunca con la batidora, quedaría un puré como  chicle).

Acompañar con unas verduritas y olvidarse del frío

Buen provecho!

Advertisements