Otra Tortilla: Esta vez con calabacín y pimientos

IMGP2118

Por fin llegó el verano! Y con él muchas hortalizas, ensaladas y frutas maravillosas en la huerta. Qué ganas tenía ya de poder comer esos calabacines, pimientos, berenjenas, tomates, ensaladas, frutas, etc., etc., que se dan aquí, en la región, aunque sólo por poco tiempo. Y esos colores! Por fin un poco de color en el ambiente, es que fue un invierno muy largo, muy frío, muy mojado, muy gris… interminable.

Así que aquí está esta receta de tortilla con muchos colores veraniegos:

Para una sartén grande / para 4 personas

8 patatas medianas

1 calabacín pequeño, tierno, Bonito

1 pimiento rojo brillante y crujiente

1 cebolla grande

8 huevos grandes

aceite de oliva, sal, pimienta y unas hojitas de tomillo

IMGP2121

Pelar y cortar las patatas en rodajas, así como los calabacines y trocear los pimientos y la cebolla. Bater los huevos en un recipiente grande.

En una sartén con abundante aceite caliente pochar las patatas ( no dejar dorar). Sacar las patatas y disponerlas sobre un plato con papel de cocina para que pierdan el aceite que llevan. En la misma sartén y con el mismo aceite, pero menos cantidad, pochar los calabacines y los pimientos, añadir en los últimos minutos de cocción la cebolla. Cuando esté todo cocido (sin dejar dorar), se pasan a otro plato con papel de cocina.

En el recipiente con los huevos batidos se añaden las patatas y los calabacines con los pimientos y la cebolla, y se revuelve todo muy bien, pero con cuidado de no deshacer demasiado los ingredientes. Añadir también el tomillo, la sal y la pimienta. Volver a revolver con cuidado y pasar la mezcla a la sartén con muy poquito aceite. Cocinar a fuego medio. Cuando se vea el huevo por arriva cuajado (o casi cuajado) es hora de darle la vuelta a la tortilla y en un par de minutos ya está.

 

Esta tortilla queda muy bien acompañada de una ensalada de lechuga y tomates o una ensalada de tomates, o de pepinos.

Buen provecho!

Advertisements

Caponata siciliana

IMGP1984

Ahora que estamos en temporada de berenjenas, tomates y calabacines, que mejor plato que la caponata siciliana. Como todo plato típico regional, también este tiene muchas variaciones. Lo que no debe faltar son las berenjenas, las cebollas, las almendras o piñones y el vinagre. Se come caliente o frío, como entrante con un poco de pan o acompañando carne, pescado, arroz o pasta. Yo la hice el domingo pasado para acompañar un churrasco y patatas gratinadas. Y nos chupamos los dedos…

 

Y esta es la receta para 4 – 6 personas:

2 berenjenas

2 ramas de apio, pelados y sin esos hilos duros que tanto molestan

2 calabacines

1 pimiento morrón

200 gr. de tomates pelados y sin semillas

1 cebolla picada fina

60 gr. aprox. de aceitunas deshuesadas (verdes o negras) cortadas en rodajitas

50 gr. aprox. de alcaparras (no saladas)

40 gr. aprox. de almendras peladas y picadas en trocitos o piñones

1 pera (o manzana) cortada en cuadraditos

½ dl. de vinagre de vino blanco

50 gr. de azúcar

Canela y clavo en polvo

Sal

Aceite de oliva

Para la decoración dos huevos duros en rodajas.

 IMGP1985

Cortar las berenjenas en cuadraditos y ponerlas en un bol con varias cucharadas de agua y un poquito de sal. Dejarlas estar durante una media hora. Esto se hace para que pierdan el amargor y como además la berenjena es un poco como una esponja, se ponen en agua para que después al sofreirlas no se encharquen de aceite.

Mientras tanto cortar en cuadraditos y disponer en recipientes separados el apio, los calabacines, el pimiento morrón y los tomates.

Escurrir bien el agua de las berenjenas, pasarlas por agua limpia y secarlas con papel de cocina.

Dorar ligeramente las berenjenas en una sartén antiadherente con aceite de oliva abundante (el aceite debe de cubrir el fondo de la sartén). Cuando estén algo doraditas se disponen en un plato sobre papel de cocina para que no lleven demasiado aceite.

En la misma sartén y con el mismo ceite de antes (si hiciera falta se puede anãdir otro poquito) se doran el apio y los calabacines. Cuando los calabacines estén un poco dorados, se pasan a un plato con papel de cocina.

En la misma sartén (quizás hace falta añadir un poco de aceite) se pochan las cebollas y se le añaden los pimientos y los tomates, después de 5 minutos más o menos, se añaden las aceitunas, las alcaparras, las almendras o piñones, la pera o manzana, el vinagre y el azúcar. Dejar cocer a fuego lento durante 15 – 20 minutos (las verduras no deberín ponerse demasiado blandas, tiene que estar un poquito “al dente”).

Aromatizar con la canela y los clavos, salar, anãdir las berenjenas, los calabacines y el apio; revolver y dejar pochar a temperatura baja otros 5 minutos.

Servir en una fuente y decorar con las rodajas de huevo duro.

 

Buon appetito!

Parmigiana di melanzane (Berenjenas al parmesano)

IMGP2709

Es una receta napolitanísima, a pesar del nombre, que se refiere al queso utilizado en este plato y no a la ciudad de Parma.

Para 4 personas se necesita:

4 berenjenas grandes

Sal

Lavar las berenjenas y cortarlas en rodajas de 1/2 cm. de espesor más o menos. Salarlas y disponerlas sobre una fuente, la que hay que poner en una posición algo inclinada, para que se pueda escurrir el agua que van a soltar las berenjenas al salarlas. Esto hará que las berenjenas pierdan amargor.

400 gr. de tomates bien maduros, cortardos en gajos y sin las semillas

1 cucharada de aceite de oliva

1 cebolla pequeña, muy picadita

4 hojas de albahaca, enteras

Sal

Sofreir los tomates junto con la cebolla y la albahaca durante 1 minuto; salar y dejar cocer a fuego bajo durante media hora. Pasarlos por un colador para obtener una salsa fina.

Lavar las rodajas de berenjena y secarlas

3 cucharadas de harina aprox.

Aceite de oliva abundante 

50 gr. de queso parmesano 

1 Mozzarella

2 huevos duros

Aceite de oliva

En un plato poner varias cucharadas de harina y enharinar las rodajas de berenjena. Freírlas y dejar coger un poco de color. Disponerlas sobre un papel de cocina.

IMGP2710

En una fuente de horno de borde alto, untada con aceite, colocar los ingredientes en capas:

una capa de berenjenas espolvoreadas con queso parmesano,

cubrir con rodajas de mozzarella,

encima disponer otra capa con rodajas de huevo 

y alguna cucharada de salsa de tomate (no demasiada, la salsa aquí tiene casi sólo la función de aromatizar y humedecer un poco).

Repetir la operación hasta acabar con los ingredientes.

Para acabar se le añade unas cucharadas de salsa de tomate.

Meter en el horno precalentado, en el raíl más bajo, a 180° durante 30-40 minutos.


Se puede servir caliente o frío.

Buon apetito!

Cake de limón

 

IMGP2597

Este tipo de masa para bizcochos se hace básicamente siempre de la misma manera.  Es muy importante empezar su eleboración batiendo muy fuerte la mantequilla blanda con la batidora eléctrica hasta que quede cremosa. 

Se le añade el azúcar y se sigue batiendo fuerte hasta que se consigue una textura muy cremosa, más bien espumosa. 

Los huevos se añaden de uno en uno, batiendo fuerte hasta que la masa sea mucho más clara. 

La harina se mezcla con la levadura en polvo y se añade a la masa pasándola por un tamiz. Revolver todo poco tiempo y con cuidado con una espátula.  La consistencia de la masa es muy espesa. 

 

Ingredientes 

200 gr. de mantequilla,

200gr. de azúcar,

un pellizco de sal,

4 huevos,

2 limones biológicos (la piel rallada de los 2 limones y el zumo de 1),

250 gr. de harina,

1 cucharadita de levadura en polvo. 

 

Preparación

Bater muy fuerte con la batidora eléctrica la mantequilla, añadir el azúcar y el sal, seguir batiendo fuerte. 

Añadir los huevos uno a uno batiendo siempre muy fuerte.  Cuando la masa esté clarita se le pone la ralladura de los limones y la cucharada de zumo. 

Al fin echarle la harina con la levadura y revolver el todo poco tiempo y con cuidado. 

En esta receta se puede sustituir el limón por naranja, anís o ron. 

Verter la masa en un molde redondo de 24 cm Ø o un molde rectángular de cake de 25 cm. de largo, untado con mantequilla y espolvoreado con harina. 

Poner en el rail bajo del horno precalentado a 180°, por 40 minutos apróximadamente.  Antes de sacar el bizcocho del horno, hacer la prueba de pinchar con una aguja de calcetar o un pincho de madera largo. Si no se queda mada pegado a la aguja es que está bien. 

 

Glaseado al limón 

50gr. de mermelada de albaricoque 

1/2 cucharada sopera de agua 

300 gr. de aúcar glas 

5 – 6 cucharadas de zumo de limón apróximadamente. 

Calentar un poco la mermelada con el agua, pasarla por un colador para que quede fina.  Con un pincel, cubrir el bizcocho con una capa fina de mermelada. Dejar secar durante unos 15 minutos. 

Al azúcar glas se le añade poco a poco el zumo de limón. Yo suelo revolverlo con un tenedor, me resulta más fácil. Tiene que quedar bastante espeso, como para que se deje cubrir bien el bizcocho con él, pero no tan líquido como para resbalar por el bizcocho abajo. 

El glaseado se empieza a verter en el centro del bizcocho y con una espátula enseguida se ha de repartir por todo el resto (tiene que ser rápido, ya que sino se va a endurecer antes de quedar bien liso).

 

Y ya está!  Espero que os guste.   

 

 

 

Cake de zanahorias „para Mónica“

IMGP1971   

350gr. de harina

1 sobre de levadura en polvo   

Mezclar y pasar por tamiz

300 gr. de azúcar

2 cucharaditas de canela molida

½ cucharadita de cardamomo molido

2 pellizcos de clavo molido

1 pellizco de sal    

añadir a la mezcla y revolver

 

250 gr. de zanahorias, ralladas muy finas  

1 limón, rallado y su zumo

añadir al resto y mezclar

 

250 gr. de almendras molidas   

mezclarlas con todo lo anterior

 

4 huevos, batidos

200 gr. de mantequilla, derretida y enfriada

añadir a la mezcla y revolver muy bien con la batidora eléctrica.

Verter la masa en un molde rectángular de unos 30 cm. de largo, huntado con mantequilla y espolvoreado con harina. Meter en el raíl más bajo del horno precalentado a 180° durante 65 minutos. Después de 50 minutos, clavarle aproximadamente 10-15 zanahorias de mazapán y volverlo al horno los 15 minutos que le faltan.

Sacado del horno y al haber enfriado un poco, darle con un pincel una capa fina de mermelada de albaricoque (anteriormente pasada por un colador, para obtener una consistencia lisa y fina).